Ovejeros Alemanes
REGISTRANDOTE


Podes Acceder a las Secciones VIP: Exposiciones Argentinas - Estadísticas Grales.

Debates - Reportajes Chat - Personalidades & Perros Famosos - Exposiciones Internacionales
Historia del Ovejero Aleman - Mensajes a tu mail

La Críanza y la Genética

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Críanza y la Genética

Mensaje  MC el Mar 8 Jun 2010 - 9:22

-
-
-
-

.....La Críanza y la Genética


¿Qué es un gen?
Pues simple y llanamente cada una de las partículas dispuestas en un orden fijo a lo largo de los cromosomas, encargados de determinar la aparición de los caracteres hereditarios en los individuos.
¿Qué es un cromosoma?
Un cromosoma es cada uno de ciertos corpúsculos, casi siempre en forma de filamentos, que existen en el núcleo de las células y que solamente son visibles en el momento en que se produce la mitosis. Un dato a tener en cuenta es que el número de cromosomas es constante para cada especie animal (o vegetal) y la especie canina presenta 78 cromosomas (39 pares).
En el momento de la concepción, cada individuo adquiere los genes que determinarán todo lo que tiene que ver con su aspecto externo, su carácter y comportamiento, las enfermedades de tipo hereditario que podría llegar a padecer y más, muchísimo más… y no sólo eso, sino que, además adquiere genes que influirán de manera determinante en lo que ese individuo transmitirá, el día de mañana, a sus hijos! Y esto es capital.
Importantísimo. Determinante. Por eso mismo, al realizar un cruce determinado, no solo somos responsables de que de ése cruce nazcan unos cachorros con unas características determinadas (visibles unas y ocultas otras), sino que lo somos igualmente de lo que en el futuro serán los hijos, nietos, biznietos… de esos cachorros que un día decidimos producir.
Pero para que nos quede todavía más claro esto de los genes, imaginemos un collar de perlas. Sí, digo bien, un collar de perlas, pero de perlas de forma irregular, unas más grandes, otras más pequeñas, enfiladas de forma caprichosa, aleatoria. Unas auténticas, otras falsas. Ahora que tenemos presente la ristra de perlas, sepamos que en el organismo de un perro (o de cualquier otra especial animal o vegetal, desde la más simple a la más compleja) cientos de genes están acoplados en cada cromosoma, formando esa especie de collar… la comunidad científica todavía no se ha puesto de acuerdo sobre dónde se ubican todos y cada uno de los genes que conforman un cromosoma, pero lo que sí parece ya perfectamente claro es que el orden, el lugar, en el que se ubica cada cual es siempre el mismo y por lo tanto perfectamente predecible.
Pues bien, continuemos nuestro ejercicio de imaginación, asignándole una letra a cada uno de los genes que tenemos colocados en nuestro collar de perlas. El gen A controlará el color del manto, el B, su textura, el C, D y E, serán responsables del aspecto, forma, estructura de la cabeza, el F y el G, determinarán cuál sea la inserción y longitud de la cola, y así sucesivamente, hasta tener el cuadro completo del perro.
Para que los genes hagan bien su papel, tienen que ir por pares, no individualmente y, por lo tanto, sumemos al primero, otro collar de perlas. Ya tenemos dos. Y los dos distintos, irregulares, con perlas más grandes y más chicas, dispuestas a su antojo, unas verdaderas, otras falsas.
Juntemos ahora los dos collares… porque no sólo tienen que ir a pares los genes, sino que los cromosomas, también. tenemos que el par de genes A, controla el color del manto, Bueno, qué ocurre cuando un gen, una perla A, es más grande y la otra perla A es más chica… pues que la perla A grande será responsable de que el color del pelo sea rojo, y la chica, de que lo sea negro, por ejemplo. Pero aún hay algo más. Como casi siempre ocurre, el más fuerte gana… o lo que es lo mismo, la perla A grande vence a la perla A chica… lo que significa que en el cachorro en el que se ha dispuesto una perla A grande para el color rojo, y otra chica para el color negro, el color rojo dominará al negro…
Tendremos entonces que el cachorro que herede dos perlas A grandes, será necesariamente rojo, porque hay doble dominancia; ese otro cachorro que herede una perla A grande y una perla A chica, continuará siendo rojo, porque otra vez existe dominancia, aunque simple, y este será también el cachorro que tenga un gen recesivo de color negro… y el que herede dos perlas A chicas, será negro.
..........
Un gen recesivo queda oculto, pero que no desaparece… sólo queda oculto. Y son precisamente esos genes recesivos los que, antes o después nos pueden dar unas cuántas sorpresas, y no siempre buenas.
Abundando un poco más en el tema de los genes, tenemos que cuando en un par hay dos iguales, tanto si son dos dominantes o dos recesivos, ese par se dice que es homocigoto (puro), y será transmitido tal cual a sus descendientes. Por el contrario, cuando hay un gen dominante y otro recesivo en el par, entonces se trata de un par heterocigoto, lo que implica que transmitirá a su descendencia unas veces el gen recesivo y otras, el dominante.
Sin embargo, la cosa no es tan fácil, porque aún cuando unas características vienen determinadas por genes "simples", como los que hemos considerado en el ejemplo anterior, otras, como por ejemplo el movimiento, las angulaciones anteriores o posteriores, la estructura de la cadera o del codo, y muchas otras, vienen determinadas por varios pares de genes y no uno sólo. De ahí que en muchas ocasiones tengamos que oír hablar, por ejemplo, de características poligénicas y también de enfermedades de origen poligénico.
Un dato más que hemos de tener en cuenta, y que en cierto modo podríamos considerar casi como un milagro, es que, cuando el organismo se prepara para la reproducción, los pares de cromosomas se dividen… de tal manera que sólo un cromosoma, que contiene una mitad de cada uno de los pares de genes que lo conforman, va a parar a cada ovocito, a cada espermatozoide. Y cada una de esas mitades luego se combinará, luego de la fecundación, con esa otra mitad que está en el otro ovocito o en el otro espermatozoide, dando origen a cada nuevo ser. Y esa combinación será aleatoria, lo que explica la esencia misma de la individualidad.
Esos treinta y nueve pares de cromosomas que tienen que estar presentes en cada nuevo perro, son el resultado de la combinación aleatoria de dos mitades distintas, una procedente del óvulo y otra del espermatozoide. De ahí que no resulte nada fácil conseguir criar al perro ideal. Y que se puedan dar millones de combinaciones distintas. Y explica también que incluso si se aparea el mismo macho y la misma hembra una y otra vez, los cachorros resultantes de cada una de las camadas también difieran bastante entre sí.
-
-
-
-
.


avatar
MC
Admin

Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 48
Pais : Argentina

Ver perfil de usuario http://criaderolasespigas.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.