Ovejeros Alemanes
REGISTRANDOTE


Podes Acceder a las Secciones VIP: Exposiciones Argentinas - Estadísticas Grales.

Debates - Reportajes Chat - Personalidades & Perros Famosos - Exposiciones Internacionales
Historia del Ovejero Aleman - Mensajes a tu mail

Los Impulsos: La Habilidad y la Actitud de nuestros perros

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Impulsos: La Habilidad y la Actitud de nuestros perros

Mensaje  MC el Lun 28 Jun 2010 - 11:35

-
-
-
-
Los Impulsos: La Habilidad y la Actitud de nuestros perros
Antiguamente se proponía que toda la conducta era explicable en términos de reflejos. esto es, que los animales responden a los cambios en su medio, segundo a segundo. Evidentemente esta frase resulta ser una simplificación excesiva, pero la investigación de los reflejos permitió proponer una serie de relaciones entre el sistema nervioso y la conducta y concluir que ésta es un complejo formado por instintos, canalizados a través de los impulsos, y la suma de comportamientos aprendidos.
El mundo sensorial o “umwelt” (von Uexküll 1934) es decir, el entorno de un animal está construido a partir de los estímulos particulares que percibe. Puede ser que un perro no sea capaz de realizar una acción concreta porque no es capaz de interpretar el estímulo.
En este breve artículo se tratará de explicar como aprenden los perros y como, a nuestro juicio, es la mejor manera de adiestrarlos para realizar las tareas que se nos puedan ocurrir pues, afortunadamente, contamos con uno de los animales más versátiles con los que nos ha bendecido la naturaleza.
Un perro de competencia o simplemente de compañía, que se precie de tal, debe desarrollar dos condiciones irreductibles: habilidad y actitud basándonos, para adiestrarlos, en los impulsos naturales del animal.
Definamos entonces estos términos: En palabras de Marcelo Julio, habilidad“... se entiende como ciertas capacidades sensorio motrices y algunas "intelectuales" con las que el perro viene equipado biológicamente y que han sido condicionadas para que se desarrollen en forma consistente a un nivel de desempeño cada vez que queramos...” y, siguiendo al mismo autor; actitud “...es aquel componente que hace que una habilidad se ejecute de mejor manera...” Sepamos que la mejor manera de adiestrar comportamientos es motivando y no castigando. Desde hace más de cuatro décadas Estados Unidos y gran parte de Europa siguen este tipo de entrenamiento con grandes resultados. A esto se le llama positive training, condicionamiento operante motivacional o simplemente refuerzo positivo; llevado al terreno que nos ocupa: adiestramiento con clicker.
Esto nos revela una condición de trabajo: por las buenas todo, por las malas nada. Con los perros, se hace imperioso adiestrar de esta manera pues toman de muy mal modo el castigo e incluso llegan a anularse para asimilar comportamientos nuevos si se los maltrata de forma constante. Por ello cada nueva enseñanza deberá hacerse con paciencia y respeto por el animal.
El perro que poseemos, independientemente de la raza a la que pertenezca, a priori, tiene un potencial muy grande; no tiene porque no ser así. Desde cachorros nos mostrarán los distintivos particulares de su especie, entonces, correrán tras cualquier objeto en movimiento(impulso de presa) atrapándolo y mordiéndolo con verdadero frenesí; buscarán comida desesperadamente independientemente de cuanto hallan comido(impulso de comida), tratarán por todos los medios de estar cerca nuestro y trabajar para pertenecer al grupo del cual somos líderes(impulso de manada); veremos al pequeño mostrar los dientes y agredir a cualquier ser u objeto que consideren enemigo de su jauría-familia(impulso de defensa) y, por suerte y para solaz de nuestra alma, estarán dispuestos al juego continuamente(impulso de juego). Utilizar estos impulsos será el reto para desarrollar esa maestría que los ha puesto en la cumbre del mundo animal como los mejores amigos del hombre.
Para continuar, sólo nos falta definir impulso (drives en la literatura anglosajona). Según las ciencias biológicas, se define como “la disposición innata a actuar sin intervención conciente de la voluntad. Función psíquica que impele a una determinada acción”
Es más sencillo enseñar a un cachorro de ocho semanas a seguir un rastro utilizando comida para ello pues su impulso de alimentación está exacerbado y no cuando tiene de siete meses a un año, porque en esta etapa sus instintos están abocados a otros impulsos. Con esto no tratamos decir que no pueda instruirse a esta edad, de hecho es alrededor del año en la que normalmente se adiestra este comportamiento; simplemente es más sencillo hacerlo cuando es pequeño ya que casi toda su energía estará dedicada a la tarea de alimentarse.
Estos mecanismos nos dan una ventaja diferencial, lográndose excepcionales resultados si los contemplamos en las diarias sesiones de adiestramiento ya que lograremos introducir a nuestras mascotas en el mundo del aprendizaje complejo; término este que es utilizado para describir el comportamiento por el cual el animal parece desarrollar estrategias inherentes a la propia tarea de aprendizaje. Podría mencionárselo también como “aprendiendo a aprender” (Harlow, 1949)o mecanismo de auto motivación. Si enseñamos a nuestro cachorro a resolver un problema, aumentará la probabilidad de que, aprenda a resolver dificultades similares más rápidamente que si careciera de esta experiencia. La mecánica es la siguiente: el perro detecta el problema y esto lo compele a franquearlo pues por su propia experiencia sabe que este juego ya lo jugó antes y se auto refuerza al detectar un inconveniente.
Perros adiestrados del modo tradicional y que en un escenario controlado ejecutan a la perfección todo tipo de comportamientos, con frecuencia fallan en pruebas de obediencia debido a que el exceso de distracciones ambientales valieron más que su adiestramiento.
Es posible educar perros ajenos; de hecho, aquellos que nos dedicamos profesionalmente a esta actividad, lo hacemos todo el tiempo. No obstante, cuando los lazos afectivos son inquebrantables y el guía reconoce los impulsos de su perro y lo motiva en consecuencia para salvar las dificultades, logrará que desarrolle la máxima habilidad pues su actitud será la correcta. Él deseará cotidianamente jugar a ese juego de: “mi amo me enseña cosas nuevas y yo las cumplo a la perfección porque me divierte”.
MC - Se agradece la colaboración para esta nota a:
Carlos S. Osácar de Urquiza
Clicker Argentina
-
-
avatar
MC
Admin

Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 48
Pais : Argentina

Ver perfil de usuario http://criaderolasespigas.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.